MISAS:  17:00 HS: CENTRO ROSA MÍSTICA
                   18:30 HS:  TEMPLO PARROQUIAL

Patrona de Guyana y Surinam, su festividad se celebra el 13 de mayo.

La emocionante historia de su aparición a los tres pastores en la aldea de Leiria, región de Fátima, Portugal, propagó su devoción muy rápidamente por el mundo.
Primero, hubo tres apariciones de un ángel que se identificó como el Ángel de la Paz, y preparo a los niños para las grandes revelaciones. El 13 de Mayo de 1917, en un día claro, los tres niños, Lucia, Jacinto y Francisca, estaban pastoreando en las colinas, cuando sobre un pequeño roble, surge una luminosidad después de un relámpago, y una figura «de una Señora vestida de blanco, más brillante que el sol, reluciendo más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina, atravesado por los rayos de sol más ardientes».

Ella se dirige a los niños y les pide que recen el rosario todos los días por la paz del mundo, que pidan por la conversión de los pecadores, y por el fin de la guerra. Las apariciones continúan, y la Virgen siempre repite que se ore por la paz y por la conversión de los pecadores y que se rece el rosario diariamente.

Con el pasar de los días el pueblo acudió al lugar y presenció la aparición de una nube blanca sobre el roble, mientras los niños rezaban el rosario, Lucia conversaba en voz alta. La Virgen regresó muchas veces, hablo mucho, y pidió al pueblo que se convierta y rece el rosario.

Hoy en día, el nombre Fátima es sinónimo de la Virgen, en muchos lugares. Tal vez es el lugar que tiene más peregrinaciones en el mundo, después de la Tierra Santa. En Fátima los milagros ocurren. Y siempre con la misma intensidad del tiempo de Lucia, Jacinto y Francisco.

One Thought on “Nuestra Señora de Fátima

  1. Jorge García on 09/05/2018 at 10:36 said:

    El Mensaje de Fátima hoy es más actual que nunca. O mejor dicho: quizás hoy esté siendo de veras actual.
    Sabemos muy poco del «secreto» de Fátima, quizás apenas un 5% de lo que fue revelado a los videntes. Pero lo que sabemos ya debería hacernos tomar más en serio la tarea de discernir la verdad, en medio de la actual crisis de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation