«SE ACERCA MI HORA, VOY A CELEBRAR LA PASCUA CON MIS DISCÍPULOS» (Mateo 26, 14- 25)

«Judas ya no ve más que a sí mismo y sus tinieblas, ya no ve la luz de Jesús, esa luz que puede iluminar y superar incluso las tinieblas. De este modo, nos hace ver el modo equivocado del arrepentimiento: un arrepentimiento que ya no es capaz de esperar, sino que ve únicamente la propia oscuridad, es destructivo y no es un verdadero arrepentimiento […]En Judas encontramos el peligro que atraviesa todos los tiempos, es decir, el peligro de que también los que «fueron una vez iluminados, gustaron el don celestial y fueron partícipes del Espíritu Santo», a través de múltiples formas de infidelidad en apariencia intrascendentes, decaigan anímicamente y así, al final, saliendo de la luz, entren en la noche y ya no sean capaces de conversión». (Benedicto XVI)

Breve oración para rezar este día:
        PERDÓN SEÑOR POR NUESTRAS INFIDELIDADES,
        POR LAS VECES QUE NOS CREEMOS FUERTES EN LA FE Y FALLAMOS. AMEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation