«ENTONCES UNA NUBE LOS CUBRIÓ CON SU SOMBRA Y SALIÓ UNA VOZ QUE DIJO: ESTE ES MI HIJO MUY QUERIDO, ESCÚCHENLO» (Marcos 9,2- 10)

«Que la predicación del santo Evangelio sirva, por tanto, para la confirmación de la fe de .todos, y que nadie se avergüence de la cruz de Cristo, gracias a la cual el mundo ha sido redimido. Que nadie tema sufrir por la justicia, ni desconfíe del cumplimiento de las promesas, porque por el trabajo se va al descanso, y por la muerte se pasa a la vida; pues el Señor echó sobre sí toda la„debilidad de nuestra condición, y, si nos mantenemos en su amor, venceremos lo que él venció y recibiremos lo que prometió.
En efecto, ya se trate de cumplir los mandamientos o de tolerar las adversidades, nunca debe dejar de resonar en nuestros oídos la palabra pronunciada por el Padre: Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto; escuchadlo». (San León Magno. siglo V)

Breve oración para rezar este día:
        PARA EL FRACASO, LA SOLEDAD, LA INCOMPRENSIÓN,
        CUANDO EL CAMINO Y EL HORIZONTE ES GRIS,
        NADA MEJOR QUE EL MONTE TABOR
        PARA EL TRIUNFO GOZOSO DE LA RESURRECCIÓN,
        CUANDO TODO RESPLANDECE DE CANTOS Y ALEGRÍA
        NADA MEJOR QUE EL MONTE TABOR. AMEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation