«ES JUSTO QUE HAYA FIESTA Y ALEGRÍA. PORQUE TU HERMANO ESTABA MUERTO Y HA VUELTO A LA VIDA, ESTABA PERDIDO Y HA SIDO ENCONTRADO» (Lucas 15, 11- 32)

«El hombre -todo hombre- es este hijo pródigo: hechizado por la tentación de separarse del Padre para vivir independientemente la propia existencia; caído en la tentación; desilusionado por el vacío que, como espejismo, lo había fascinado; solo, deshonrado, explotado mientras buscaba construirse un mundo todo para sí; atormentado incluso desde el fondo de la propia miseria por el deseo de volver a la comunión con el Padre. Como el padre de la parábola, Dios anhela el regreso del hijo, lo abraza a su llegada y adereza la mesa para el banquete del nuevo encuentro, con el que se festeja la reconciliación. (San Juan Pablo II)

Breve oración para rezar este día:
        A TI DIRIJO MIS PASOS,
        VUELVO A TU CASA SEÑOR
        QUIERO SENTIRME EN TUS BRAZOS.
        PADRE DEL CIELO PEQUÉ CONTRA TI. AMEN

One Thought on “Mensaje de Cuaresma

  1. Jorge on 07/03/2015 at 08:14 said:

    El hijo mayor habla de ‘ese hijo tuyo’… el padre le recuerda ‘tu hermano’…
    En un comentario de los textos de hoy encontré lo que sigue, me pareció bueno para resaltarlo:
    «El banquete, el reino de Dios, va precisamente de acoger, incluir, perdonar, reconciliar, reunir, abrazar, unir, agregar, acercar, juntar, sumar, hermanar… Exactamente lo contrario de lo que el hijo mayor quiere hacer.
    ¿Somos de los que acogemos, incluimos, perdonamos, unimos…? ¿O de vez en cuando, como el hermano mayor, excluimos, separamos, dividimos, expulsamos, rechazamos…?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation