Primera santa de América. Patrona de América Latina.

El 12 de abril de 1671 el Papa Clemente X la proglamó Santa, estableciendo su fiesta el día 30 de agosto, declarándola Patrona de América Latina, Indias y Filipinas. El congreso de Tucumán de 1816 la nombró PATRONA JURADA DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA.

Fecha canonización: 2 de abril de 1671 por el papa Clemente X.

Su nombre, Isabel Flores de Oliva, más conocida como Santa Rosa de Lima, nació el 30 de abril de 1586 en la capital peruana, y recibió el nombre de ‘Rosa’ tras su Confirmación, donde el arzobispo de Lima, Santo Toribio, la ‘rebautizó’.

Isabel recibió este nuevo nombre debido a que, gracias a su cálida y suave belleza, parecida a una rosa, la gente la llamaba Rosa desde niña.

Es así que ahora esta peruana es conocida por todo el mundo como ‘Santa Rosa de Lima’, la primera santa americana en la historia.

La vida de Santa Rosa de Lima estuvo marcada por sus acciones, que, a su vez, estaban orientadas por las virtudes y cualidades que guiaban la vida de la excelsa Patrona de Lima.

La solidaridad y amor por el prójimo fueron de las principales virtudes de Santa Rosa, quien, como muestra de esto, levantó una enfermería en su propia casa para ayudar a los más necesitados.

La fe y entrega total a Dios fueron otras de sus cualidades, demostrando múltiples veces que estaría dispuesta a dejarlo todo por sus creencias religiosas.

ORACION A SANTA ROSA:

Santa Rosa, «Rosa y Reina del Perú», encendida en el amor a Dios y a la fe, te apartaste del mundo y te entregaste a Cristo en medio de admirables penitencias.

Quisiste ser apóstol y llevar a todos los hombres hacia Jesús. Para ello renunciaste a tu hermosura y a tus atractivos humanos, mortificando tu cuerpo… Alcánzanos el camino de la verdadera vida para que lleguemos a gozar un día de los bienes eternos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh esclarecida Virgen, Rosa celestial, que con el buen olor de vuestras virtudes habéis llenado de fragancia a toda la Iglesia de Dios y merecido en la gloria una corona inmarcesible; a vuestra protección acudimos para que nos alcances de vuestro celestial Esposo un corazón desprendido de las vanidades del mundo y lleno de amor divino.

¡Oh flor la más hermosa y delicada que ha producido la tierra americana!, portento de la gracia y modelo de las almas que desean seguir de cerca las huellas del Divino Maestro, obtened para nosotros las bendiciones del Señor. Proteged a la Iglesia, sostened a las almas buenas y apartad del pueblo cristiano las tinieblas de los errores para que brille siempre majestuosa la luz de la Fe y para que Jesús, vida nuestra, reine en las inteligencias de todos los hombres y nos admita algún día en su eterna y dichosa mansión.

Amen.

Santa Rosa, ruega por nosotros y por el mundo entero. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation