El cristianismo en Vietnam llegó a principios del siglo XVI gracias al padre Alejandro Rhodes, un jesuita francés considerado como el Apóstol de la joven Iglesia asiática todavía dividida en las tres regiones de Tonkín, Annam y Cochinchina. Sin embargo, ya en 1645 fue expulsado y desde entonces y durante los siglos siguientes la situación para los cristianos del país fue siempre muy difícil debido a la sucesión de olas de persecución que se alternaban con breves períodos de paz.

Puede ser una ilustración de una o varias personas y texto que dice "NOVIEMBRE 24 San Andrés Dung-Lac compañeros mártires Pastoral"

«Tran, yo te bautizo con el nombre de Andrés»

Tran An Dung nació en Bac Ninh en 1795 en una familia tan pobre que para asegurar su supervivencia se vieron obligados a confiarlo al cuidado de un catequista católico. Educado en la fe y bautizado con el nombre de Andrés, el futuro mártir fue ordenado sacerdote en 1823. Se convirtió en pastor asistente en Dong-Chuoi, y se destacó por su estilo sencillo y cordial, por su asistencia activa a los pobres y por su sobriedad en todas las cosas. En 1833, después de haber terminado de celebrar la Eucaristía, los guardias imperiales lo arrestaron por primera vez. Rescatado con el pago de una fuerte suma de dinero recolectada de los fieles, decidió cambiar su nombre de Dung a Lac para ser menos notado y se aventuró en las provincias más peligrosas de Hanoi y Nam-Dihn para evangelizar a esas poblaciones.

Encarcelamiento y martirio

A finales de 1839 Andrés fue arrestado por tercera vez junto con su hermano Pedro. Entonces empezó a entender que su vocación era el martirio: el Señor le pedía que ofreciera su vida por la salvación de sus hermanos y que lo acompañara en el don total y confiado al Padre sobre la Cruz, como hizo Jesús. Así que pidió a su obispo que no pagara el rescate por su liberación. Durante su traslado a la prisión de Hanoi, muchos fieles lo acompañaban llorando pero él los animaba a todos, exhortándoles a que continuasen viviendo de acuerdo a las enseñanzas del evangelio y de la Iglesia. En la nueva prisión, se le pidió a los dos sacerdotes que abjuraran y pisotearan a Jesús en la cruz. En respuesta, se arrodillaron y lo besaron. Para ellos, por lo tanto, la sentencia sólo podía ser de muerte, que se llevó a cabo por decapitación el 21 de diciembre, a las afueras de la ciudad, en la puerta de Cau-Giay.

Vietnam bautizado en la sangre de miles de mártires

De 1645 a 1886, se emitieron 53 edictos contra los cristianos en Vietnam, que llevaron a martirizar hasta 113.000 creyentes. Ante la firmeza de tantísimos mártires de la fe, la feroz monarquía vietnamita finalmente cedió a sus crueldades, contentándose con imponer sólo la dispersión y la confiscación de los bienes del creciente número de convertidos a la fe cristiana. El primer grupo de 64 mártires fue beatificado por León XIII en 1900. Pío X le siguió, beatificando a otros tres grupos, incluyendo a los dominicos: dos en 1906 y otro en 1909. Finalmente, Pío XII beatificó a un quinto grupo en 1951. Finalmente, con un decreto de 1986, la Iglesia unió todos estos grupos distintos en uno solo compuesto por 117 mártires -incluidos sacerdotes, religiosos y laicos- que fueron canonizados por Juan Pablo II en 1990. A la cabeza de este numeroso grupo está San Andrés Dung-Lac, que es probablemente la figura más conocida. De estos 117, 96 son de nacionalidad vietnamita; entre los demás hay 11 españoles pertenecientes a la Orden de Predicadores y 10 franceses de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation