Ayer en el 8º día le pedimos al Espíritu que venga a engrandecer nuestra alma con sus dones, para que descubramos la grandeza de perdonar, servir, contener y para que nuestra comunidad viva el fruto de un alma grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation