La imagen puede contener: 1 persona, textoEvangelio según san Lucas 15, 1-3 11b-32

La parábola del hijo pródigo es un canto a la esperanza, porque todos podemos estar perdidos y ser encontrados.

NUNCA ES TARDE PARA REGRESAR A NUESTRO PADRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation