A la casa Esperanza y Carlos donde nos habíamos juntado, llegaron los Magos para adorar al Niño Dios y con regalos para los chicos porque “lo que hiciste con uno de estos pequeños, a mi me lo hiciste”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation