BP_RamosReflexión del Servicio Bíblico Latinoamericano con las lecturas de este domingo.

El tema central de las lecturas del Domingo de Ramos, como bien puede verse, es el del Mesianismo. Éste tiene varias etapas en la Biblia. «Mesías» significa ungido, siervo, enviado, pero en sí, la idea más profunda de «Mesías» que el pueblo de Israel asumió es la espera de la aparición salvífica de un líder carismático descendiente de David que habría de instaurar definitivamente en la tierra «el derecho y la justicia». Leer más →

ESTE VIERNES A LAS 19:30 HS CELEBRAMOS A MARÍA AL PIE DE LA CRUZ COMO PREPARACIÓN A LOS DÍAS SANTOS PARA LLEGAR CON MARÍA AL ENCUENTRO DE JESÚS, COMPARTIR SU CRUZ Y GOZAR JUNTOS DE LA RESURRECCIÓN.

Dolorosa, de pie junto a la cruz,
tú conoces nuestras penas,
penas de un pueblo que sufre
Dolor de los cuerpos que sufren enfermos,
el hambre de gentes que no tienen pan,
silencio de aquellos que callan por miedo,
la pena del triste que está en soledad.
El drama del hombre que fue marginado,
tragedia de niños que ignoran reír,
la burda comedia de huecas promesas,
la farsa de muertos que deben vivir.

SÁBADO 19:
16:00 HS BENDICIÓN EN BARRIO SAN JOSÉ
16:30 HS BENDICIÓN EN BOLIVAR Y CALLE 6
18:00 HS BENDICIÓN Y MISA EN BALCARCE Y 536
19:30 HS BENDICIÓN Y MISA EN EL TEMPLO

DOMINGO 20:
10:00 HS BENDICIÓN Y MISA EN EL TEMPLO
17:00 HS BENDICIÓN Y MISA EN HUERGO
18:00 HS BENDICIÓN Y MISA EN SENDEROS DE PAZ

San José, esposo de la Virgen María intercede para obtenernos el don de la pureza de un corazón misericordioso.

Tú que, a pesar de tus inseguridades personales supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios tan pronto supiste de él, ayúdanos a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar, a lo que el Señor nos pida.

Varón prudente que no te apegaste a las seguridades humanas sino que siempre estuviste abierto a responder a lo inesperado, ayudanos a tener el auxilio del Espíritu Santo para que vivamos liberados de las seguridades terrenales.

Modelo de entrega, de trabajo constante, de fidelidad silenciosa, de paternal solicitud, bendecinos, para que podamos crecer cada día más en el amor y así asemejarnos día a día al modelo de la plena humanidad: EL SEÑOR JESÚS. Amén.

Nació en Irlanda; su padre era diácono y funcionario municipal. Siendo adolescente, fue raptado por los invasores para ser vendido por como siervo a los paganos de Irlanda. En un lapso de seis años de trabajo rudo y de sufrimiento por su esclavitud, su alma se templó maravillosamente para la santidad. Por revelación divina, el santo huyó de las tierras de su amo y se embarco en una nave rumbo a su patria, no sin antes haber pasado por miles de sufrimientos y dificultades. Los datos sobre su preparación, ordenación sacerdotal y luego como Obispo, antes de emprender la conversión de Irlanda son muy confusas; pero se cree que Patricio estudió en Francia y que fue ordenado como sacerdote y luego Obispo por San Germán de Auxerre afín de que evangelice Irlanda.

A su arribo a tierras irlandesas, San Patricio permaneció una temporada en Ulster, donde fundó el monasterio de Saul y emprendió, con su energía característica la tarea de conquistar el favor del rey Laoghaire, tierras donde obtuvo –ya sea por su carácter o su don de obrar milagros- una rotunda victoria sobre sus oponentes hechiceros y paganos, y aquel triunfo sirvió para ganar cierta tolerancia a la predicación del cristianismo entre los pobladores de Irlanda. Cuando Patricio había reunido en torno a él numerosos discípulos fieles, como por ejemplo Benigno, destinado a sucederle en la obra de evangelización, progresó rápidamente.

Hacia el 444 se fundó la iglesia catedral de Armagh (hoy Armoc), la sede principal de Irlanda, convirtiéndose luego en centro de administración y educación. Posteriormente, es probable que el santo haya convocado un Sínodo, casi al final de sus días, pues su salud estaba quebrantada por las austeridades sufridas y los interminables viajes. Definitivamente, la vida de este santo se caracterizó por una presencia tanto humana como divina: el prodigio de la abundantísima cosecha que Dios le permitió recoger en Irlanda, estaba siempre presente ante el santo y le colmaba de gratitud.

Es positivamente cierto que en 30 años de apostolado, San Patricio convirtió a “toda Irlanda” al cristianismo.