El Pesebre y el Árbol De Navidad en la Plaza San Pedro

Este año, el pesebre instalado en la Plaza San Pedro, viene de la abadía de Montevergine, cerca de Nápoles, Campanie (sur de Italia), y el árbol – un abeto – ha sido ofrecido por la Archidiócesis de Elk, Polonia. Está decorado con escultura de niños tratados en los servicios de oncología en hospitales italianos. Los dos serán iluminados por la tarde.

El papa francisco ha deseado que la Navidad “sea una oportunidad para estar más atentos a las necesidades de los pobres y de aquellos que, como Jesús, no encuentran a nadie para acogerle”. Aquí sus palabras:

Queridos hermanos y hermanas:

Es un placer para mí daros la bienvenida en esta ocasión y mi agradecimiento por el regalo del Nacimiento Natividad y del árbol de Navidad, puestos en la Plaza de San Pedro. Saludo cordialmente a todos vosotros empezando por las autoridades y los representantes de las instituciones que han promovido esta iniciativa. Saludo al abad de Montevergine, por el don del pesebre; al arzobispo de Warmia y al obispo de Elk en Polonia, de donde proviene el árbol, con la Dirección de los Bosques Estatales de Bialystok. Saludo también los niños tratados en los servicios de oncología de varios hospitales italianos y de las zonas afectadas por el terremoto del centro de Italia, coordinados por la Fundación “Condesa Lene Thun”, que se han ocupado de los adornos. Leer más →

Resultado de imagen para INMACULADA CONCEPCION¡Feliz Solemnidad de la Inmaculada Concepción!

Cada 8 de diciembre la Iglesia celebra la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. El dogma de fe según el cual la Madre de Jesús fue preservada del pecado desde el momento de su concepción. Es decir, desde el instante en que comenzó su vida humana.

A mediados del siglo XIX, el Papa Pío IX, después de recibir numerosos pedidos de obispos y fieles de todo el mundo, ante más de 200 cardenales, obispos, embajadores y miles de fieles católicos, declaró con su bula “Ineffabilis Deus”:

“Que la doctrina que sostiene que la Beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…”

En Roma se envió una gran cantidad de palomas mensajeras en todas las direcciones llevando la gran noticia. Y en los 400 mil templos católicos del mundo se celebraron grandes fiestas en honor de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Poco más de tres años después, en una de sus apariciones en Lourdes, la Virgen María se presentó ante la humilde pastorcita Santa Bernardita Soubirous con estas palabras: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.